24h Navarra.

24h Navarra.

150 personas sin hogar tras cierre de albergue en González Tablas, alertan colectivos progresistas.

150 personas sin hogar tras cierre de albergue en González Tablas, alertan colectivos progresistas.

El Ayuntamiento de Pamplona ha anunciado la habilitación de nueve pisos municipales como una medida positiva, sin embargo, colectivos como PIM, Apoyo Mutuo, Lantxotegi, París 365, Elkarte, Oxfam Intermon, Haritu y SOS Racismo consideran que esta iniciativa es insuficiente para abordar la situación de las personas en situación de calle en la ciudad y su comarca.

En una concentración realizada ante el Palacio de Navarra, alrededor de un centenar de personas han exigido al Gobierno foral y a los ayuntamientos de la Comarca de Pamplona la implementación de recursos habitacionales dignos durante todo el año, así como el acceso al empadronamiento sin requisitos de residencia previa. Esta demanda surge ante el cierre del albergue de la calle González Tablas, previsto para el 19 de mayo, que dejará a unas 150 personas sin techo en la zona.

Beatriz Villahizán, de SOS Racismo, ha expresado su preocupación por la falta de una solución habitacional permanente: "Necesitamos una solución habitacional para los 365 días del año". Según datos proporcionados por los colectivos, de las 199 personas que buscaron alojamiento en los últimos tres meses, al menos 93 quedaron en la calle, y tras el cierre del albergue de González Tablas, serán 149 más.

Los colectivos han destacado la responsabilidad del Gobierno de Navarra en garantizar el acceso a una vivienda digna y cubrir las necesidades básicas de todas las personas que residen en la zona, sin importar su condición migratoria. Asimismo, han criticado los laberintos burocráticos que dificultan el acceso a los derechos sociales ya establecidos.

Ante el anuncio de la habilitación de nueve pisos municipales por parte del Ayuntamiento, los colectivos consideran que esta medida es un paso en la dirección correcta, pero insuficiente. Peio Lasa de Apoyo Mutuo ha señalado que, aunque las viviendas compartidas son positivas, no son suficientes para atender a todas las personas en situación de vulnerabilidad.

La mayoría de las personas sin hogar en Pamplona son jóvenes migrantes, una consecuencia directa de las políticas migratorias de la Unión Europea y del Estado español. Además, se han destacado las situaciones de precariedad y vulnerabilidad de familias con menores a cargo y de personas que viven en condiciones de infravivienda o en pensiones precarias.

En este contexto, los colectivos han instado a las administraciones a garantizar derechos desde el primer día y a habilitar recursos habitacionales dignos de manera permanente. También han pedido una mayor inclusión en el sistema de protección social durante los procesos de alojamiento.