24h Navarra.

24h Navarra.

"Diez personas en Navarra han accedido a la prestación de ayuda para morir este año"

En el transcurso del año 2023, un total de diez personas en Navarra, nueve mujeres y un hombre, han sido beneficiarias de la prestación de ayuda para morir después de recibir la aprobación de la Comisión de Garantía y Evaluación. La mayoría de las personas que solicitaron esta prestación padecían enfermedades neurológicas u oncológicas. En conjunto, se presentaron 24 solicitudes para recibir esta prestación, de las cuales 14 no llegaron a completarse.

De las 14 prestaciones que no se llevaron a cabo en 2023, en nueve casos la razón fue el fallecimiento de la persona durante el proceso, ya sea por un deterioro significativo de su salud o por su propia decisión de no continuar. Cuatro solicitudes fueron rechazadas por la Comisión, mientras que una solicitud fue retirada por el paciente después de haberla solicitado inicialmente.

Estos datos confirman la tendencia que se ha mantenido desde la aprobación y puesta en marcha de la Ley de Regulación de la Eutanasia, en vigor desde marzo de 2021. Hasta finales de 2022 se habían realizado 15 prestaciones y se habían recibido 22 solicitudes. En lo que respecta a la edad de las personas que recibieron la prestación en 2023, la mayoría tenía más de 70 años, con una persona inclusive en la franja de edad de 51 a 60 años.

El proceso de prestación, en promedio, ha durado alrededor de 40 días desde la solicitud inicial hasta su realización, de acuerdo con los tiempos establecidos por la ley.

Las prestaciones se llevaron a cabo por médicos de familia como responsables, en colaboración con especialistas hospitalarios que trataban la patología del paciente. El 60% de estas prestaciones se realizaron en el domicilio del paciente, mientras que el 40% restante se llevó a cabo en entornos hospitalarios.

La eutanasia es un derecho reconocido por la Ley de Regulación de la Eutanasia, que se suma a otros derechos como los cuidados paliativos o la elaboración del documento de voluntades anticipadas.

El departamento de Salud se ha dedicado a la formación de profesionales para garantizar el cumplimiento de estos derechos. A través del Observatorio de la Muerte Digna, se ha puesto en marcha un programa formativo dividido en niveles básico e intermedio, que abarca aspectos bioéticos, de comunicación, derechos regulados y otros temas relacionados con el final de la vida.

Desde la aprobación de la ley, alrededor de 1.300 profesionales han sido formados en la nueva normativa de la eutanasia, y unos 300 en otras áreas relacionadas con la atención al final de la vida. Además, se han organizado jornadas dirigidas a la ciudadanía sobre la importancia del documento de voluntades anticipadas.

Navarra es una de las primeras comunidades en contar con una ley de muerte digna, reflejando su compromiso con la atención en esta etapa de la vida. Actualmente, diez comunidades autónomas en España cuentan con leyes similares.

Con el objetivo de mejorar la ley existente, el Observatorio de la Muerte Digna ha iniciado un proceso de análisis a través de grupos de discusión, buscando incorporar los cambios necesarios de acuerdo con las necesidades de la sociedad y las regulaciones vigentes. Se prevé una fase participativa a través del portal de gobierno abierto en el último trimestre del año para recoger sugerencias y opiniones aportadas por la ciudadanía.