24h Navarra.

24h Navarra.

Dimite la dirección del Consejo de Juventud por problemas derivados de mala gestión anterior.

Dimite la dirección del Consejo de Juventud por problemas derivados de mala gestión anterior.

El presidente del Consejo de la Juventud de Navarra, Alberto Guijarro, ha anunciado su dimisión junto con la dirección de la entidad debido a los graves obstáculos derivados de una gestión inadecuada tanto de sus predecesores como de los trabajadores. Guijarro ha explicado que se han encontrado con múltiples dificultades, incluyendo irregularidades con Hacienda, cuentas bancarias canceladas y falta de compromiso por parte de anteriores comisiones permanentes y trabajadores.

Esta situación crítica ha llevado al Consejo a no poder acceder a subvenciones, solicitar préstamos ni realizar una auditoría propia para esclarecer los problemas financieros. Ante esta realidad, Guijarro ha pedido que se realice un informe de Comptos o se abra una comisión de investigación para depurar responsabilidades por la inadecuada gestión de años anteriores.

Además, se ha revelado un problema relacionado con el proyecto 'Gozamenez', donde los trabajadores han gestionado incorrectamente fondos que ahora deben ser devueltos. Esta situación ha llevado al Consejo a enfrentarse a juicios legales que han creado incertidumbre legal y financiera, agotando los recursos y energías de la entidad.

Ante esta crisis, todos los miembros de la Comisión permanente han presentado su dimisión en bloque y se ha convocado una asamblea extraordinaria para decidir el futuro del Consejo. Guijarro ha destacado que la decisión de dimitir ha sido dolorosa pero necesaria, y confía en que el Consejo pueda resurgir con mayor fuerza en el futuro.

En respuesta a preguntas sobre una posible gestión fraudulenta, Guijarro ha señalado que ha sido una mala gestión desde el año 2022 y que será la autoridad correspondiente la encargada de determinar cualquier irregularidad. Respecto a las facturas del proyecto 'Gozamenez', se ha aclarado que los trabajadores han ingresado fondos en sus propias cuentas en lugar de seguir el protocolo establecido, lo que ha generado un conflicto con el Instituto de Salud Pública.

El futuro del Consejo queda en manos de la asamblea, que decidirá si la entidad continúa, se pausa o se cierra. Guijarro ha admitido que la desaparición del Consejo es una posibilidad real en medio de esta crisis que ha afectado tanto a la organización.