24h Navarra.

24h Navarra.

El 28% de los beneficiarios de la renta garantizada optan por compaginarla con empleo gracias a los estímulos laborales.

El 28% de los beneficiarios de la renta garantizada optan por compaginarla con empleo gracias a los estímulos laborales.

El Gobierno de Navarra ha presentado un informe que muestra que el 28% de las personas que reciben la renta garantizada en la región logran abandonarla después de acceder a un empleo y obtener ingresos suficientes. Estos resultados positivos se deben a los incentivos al empleo que reciben las personas beneficiarias de esta ayuda social.

Estos incentivos buscan fomentar el acceso y mantenimiento del empleo, garantizando así el derecho a la inclusión social de los beneficiarios. Consisten en eximir de la consideración de ingresos por trabajo, lo cual aumenta la renta disponible de las familias. Este ingreso adicional pretende generar confianza y motivación para que las personas accedan al empleo y obtengan una compensación económica adecuada. Los estímulos al empleo se consideran una herramienta más dentro del conjunto de medidas de inclusión activa dirigidas a las personas que reciben la renta garantizada.

La evaluación llevada a cabo demuestra que la aplicación de los estímulos al empleo ha tenido resultados positivos en la incorporación al mercado laboral de los beneficiarios de la renta garantizada. Sin embargo, se considera que su aplicación podría mejorarse para aumentar su eficacia. El informe destaca que el sistema es demasiado complejo y que la información que reciben los posibles beneficiarios no es clara ni suficiente. Además, la carga administrativa excesiva ralentiza los procedimientos y consume tiempo y recursos que podrían dedicarse al apoyo social.

En base a estos hallazgos, la consejera ha señalado la necesidad de reformar parcialmente la ley de la renta garantizada para un enfoque más centrado en el acceso al empleo y la inclusión social. También se resalta la importancia de fortalecer los procesos de apoyo social y laboral, priorizando la intervención temprana y manteniendo la colaboración entre los sistemas de Servicios Sociales y Empleo. Además, es esencial la coordinación con los sectores de Educación, Salud y Vivienda.

Durante los cuatro años analizados, los estímulos al empleo beneficiaron a un total de 8,248 personas, lo que equivale al 28% de las personas empleables que reciben la renta garantizada. En promedio, estas personas recibieron los incentivos durante 9.3 meses durante ese período.

El informe también destaca que estos incentivos generan un ahorro anual de 2.6 millones de euros, lo que representa el 2.4% del presupuesto total de la renta garantizada en Navarra. Además, se prevé un aumento en los ingresos fiscales a través de impuestos como el IRPF y el IVA. Además de los beneficios económicos, se destaca que los estímulos al empleo mejoran la autoestima, la motivación, las relaciones sociales y la autonomía de las personas beneficiarias.

En cuanto a la reducción de la dependencia económica, se observa que el 64% de las personas que reciben los incentivos perciben menos dinero de la renta garantizada durante los tres meses siguientes, el 55% mantiene esta reducción durante seis meses consecutivos y el 40.5% lo hace durante al menos un año. En comparación con las personas que no reciben los incentivos, aquellas que sí los reciben tienen una probabilidad significativamente mayor de disminuir su dependencia económica a largo plazo.

El informe también destaca que otros factores también influyen en la salida de la renta garantizada, pero los incentivos al empleo tienen un efecto positivo en esta transición y no desincentivan la búsqueda de empleo. El informe concluye con una serie de recomendaciones para mejorar la aplicación de los estímulos al empleo, como simplificar los procedimientos y mejorar la información, formar adecuadamente a los profesionales que los gestionan y desvincularlos de la renovación anual de la renta garantizada. Estas mejoras no solo aumentarían la eficiencia del sistema, sino que también brindarían mayor transparencia y mejorarían las expectativas de los beneficiarios.