24h Navarra.

24h Navarra.

El TSJN sentencia a casi nueve años de prisión a un acusado de violencia y abuso sexual contra su pareja.

El TSJN sentencia a casi nueve años de prisión a un acusado de violencia y abuso sexual contra su pareja.

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha emitido una condena de 8 años, 11 meses y 15 días de prisión a un acusado por maltrato y agresión sexual hacia su pareja en una localidad de la merindad de Sangüesa. Esta sentencia, que aún puede ser apelada ante el Tribunal Supremo, modifica y aumenta la condena impuesta anteriormente en febrero de 2023 por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. El TSJN considera al acusado responsable de un tercer delito de maltrato, al que se le impone una pena de 4 meses, así como de un delito contra la intimidad por descubrimiento y revelación de secretos, castigado con 6 meses adicionales.

Las otras penas impuestas por la Audiencia Provincial han sido confirmadas: 3 años y 6 meses por cada uno de los dos delitos de agresión sexual; 5 meses y 15 días por un delito de maltrato habitual; y 4 meses por cada uno de los dos delitos de malos tratos. El tribunal también ha tenido en cuenta las atenuantes de drogadicción y dilaciones indebidas en todos los delitos.

Además de la pena de prisión, se ha establecido que el acusado no puede acercarse ni comunicarse con la víctima durante 14 años y 5 meses, y después de cumplir su condena deberá cumplir una medida de libertad vigilada durante 3 años. La relación violenta entre ambos se extendió desde marzo hasta junio de 2018, durante la cual el acusado ejerció violencia física y psicológica constantemente sobre ella.

La sentencia menciona dos agresiones sexuales perpetradas sin el consentimiento de la mujer y destaca el impacto emocional que los hechos han tenido en la víctima, quien ha sufrido sentimientos de culpabilidad, vergüenza, frustración, depresión y trastorno por estrés postraumático. La mujer ha recibido tratamiento psicológico debido a estos sucesos traumáticos.

El acusado, aunque admitió los delitos de maltrato, negó las agresiones sexuales. Sin embargo, la Sala de lo Civil y Penal del TSJN valora el testimonio de la mujer como prueba clave para respaldar su condena. Según los magistrados, la información proporcionada por la víctima es altamente confiable y se corrobora con evidencia periférica, demostrando una situación de agresión, sumisión y control por parte del acusado en un contexto de enamoramiento y adicción de la víctima hacia él.

El Tribunal considera que existen pruebas suficientes para sostener los dos delitos de agresión sexual. Además, rechaza los argumentos presentados por la defensa en su recurso y acepta otras dos acusaciones planteadas. Esto incluye otro delito de maltrato perpetrado después de una de las agresiones sexuales, así como un delito contra la intimidad por el acceso no consensuado al contenido del teléfono móvil de la pareja. Los jueces enfatizan que el hecho de que la denunciante hubiese permitido anteriormente el acceso al contenido de su teléfono no justifica los accesos posteriores sin su consentimiento.