La Audiencia de Navarra impone una sentencia de 6 años de prisión a un joven por abuso sexual a una amiga

La Audiencia de Navarra impone una sentencia de 6 años de prisión a un joven por abuso sexual a una amiga

La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha dictado sentencia condenatoria contra un joven acusado de abusar sexualmente de una amiga suya en un piso de Pamplona. El individuo, de 25 años de edad, y originario de un país del sudeste asiático al igual que la víctima, será expulsado de España después de cumplir la mitad de la pena de 6 años de prisión impuesta, y le estará prohibido regresar al país durante 7 años. Además, se le ha impuesto una medida de libertad vigilada de 5 años y se le ha ordenado mantener una distancia mínima de 300 metros y abstenerse de comunicarse con la víctima durante 11 años. En concepto de responsabilidad civil, deberá indemnizar a la joven con 40.000 euros por el daño moral causado.

La sentencia, que puede ser recurrida ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, relata que los hechos tuvieron lugar el 1 de abril de 2022. La víctima, que en ese momento tenía 18 años y estudiaba en Pamplona, asistió a una fiesta con un grupo de amigas en un piso de estudiantes, donde consumió bebidas alcohólicas con moderación. Después se trasladaron a una discoteca, donde la joven no recuerda nada de lo sucedido a partir de las 0:30 horas hasta las 12:00 horas del día siguiente.

Según la sentencia, durante ese periodo de tiempo la víctima coincidió con el agresor en la discoteca. Ambos bailaron juntos de manera insinuante, y ella se encontraba muy embriagada debido a la ingesta de alcohol. Hacia las 4 de la madrugada, una amiga de la joven los vio salir juntos de la discoteca y notó que ella presentaba dificultades para caminar debido a su estado de embriaguez. A pesar de ello, el acusado decidió llevarla a su casa, donde mantuvo relaciones sexuales con ella aprovechando su estado de inconsciencia.

La joven despertó al día siguiente en el piso del acusado, desnuda y sin recordar nada de lo sucedido. Asustada y confundida, le preguntó cómo había llegado allí y por qué estaba desnuda. El acusado le respondió de manera insensible, afirmando que cualquier hombre habría hecho lo mismo en su lugar y trató de tener relaciones sexuales de nuevo, aunque ella se resistió inicialmente.

La Audiencia de Navarra considera que el testimonio de la denunciante es prueba suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia del acusado. Además, señala que las pruebas periféricas y las corroboraciones objetivas presentes en el caso respaldan su declaración. Sin embargo, el tribunal no encontró pruebas suficientes para demostrar el segundo acto sexual sin consentimiento alegado por la acusación particular.

Tags

Categoría

Navarra