24h Navarra.

24h Navarra.

La cifra de consultas y reclamaciones recibidas por Irache en verano supera las 5.600

La cifra de consultas y reclamaciones recibidas por Irache en verano supera las 5.600

Cancelaciones y retrasos de vuelos, pérdidas de equipajes o problemas en las reservas de alojamiento han sido las principales reclamaciones recibidas por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache durante el verano. En total, han recibido más de 5.600 consultas y reclamaciones en este período. Además de las quejas más habituales relacionadas con el consumo, los problemas con los vuelos y las reservas de alojamiento han destacado entre las reclamaciones recibidas por la asociación.

En los últimos días, la asociación también ha recibido varias consultas de personas que tenían reservas de viajes a Marruecos en las próximas semanas o meses y que desean cancelar debido al reciente terremoto. Por lo tanto, buscan información sobre la posibilidad de cancelar sus viajes.

Según la asociación, los problemas con los vuelos han sido los más frecuentes y han estado relacionados con retrasos y cancelaciones. Si el vuelo está sujeto al Reglamento Europeo, los pasajeros tienen derecho a una compensación que varía entre 250 y 400 euros según la distancia del viaje. Sin embargo, algunas compañías alegan que informaron sobre el retraso o la cancelación para evitar pagar la compensación, a pesar de que solo notificaron a los pasajeros unas horas antes del vuelo, incumpliendo los plazos establecidos por la normativa.

En algunos casos, estos retrasos han causado la pérdida de otros vuelos, trenes o incluso un día de trabajo. Aunque en algunas ocasiones Irache ha logrado obtener compensaciones, las compañías suelen poner resistencia a pagar por estos daños adicionales y, en ocasiones, es necesario recurrir a los tribunales para obtener la compensación.

También ha habido quejas de personas que han experimentado retrasos en sus vuelos de menos de dos horas. Sin embargo, la normativa no contempla ninguna compensación específica para este tipo de demoras.

Otro problema recurrente ha sido la pérdida o los daños en el equipaje después del vuelo, y las dificultades que encuentran los pasajeros para obtener una compensación. Según Irache, es importante presentar un Parte de Irregularidad de Equipaje en el mostrador de la compañía en el aeropuerto y presentar una reclamación formal en un plazo de siete días en caso de daños y de veintiún días en caso de retraso.

En cuanto a las reservas de alojamiento, muchos consumidores se han enfrentado a problemas como la incapacidad de acceder a su alojamiento debido a la ocupación por parte de otras personas o la falta de código de acceso para entrar. También ha habido casos en los que, después de reservar un apartamento a través de un intermediario, el cliente recibe un mensaje del supuesto propietario solicitando datos o una confirmación de reserva a través de un enlace, pero posteriormente se le cobra un cargo que ni la intermediaria ni el propietario han recibido.

Además, ha habido quejas por cancelaciones de reservas realizadas solo unos días antes del viaje. Aunque la empresa organizadora ha alegado que se debía a la falta de disponibilidad del hotel, algunos consumidores han llamado directamente al establecimiento y han descubierto que había habitaciones libres a un precio mucho más alto que el contratado inicialmente.

Otras quejas recibidas han estado relacionadas con el mal funcionamiento del aire acondicionado en hoteles o apartamentos, así como con problemas en viajes en barcos o trenes. También se han reportado casos en los que se han cobrado daños en vehículos de alquiler que el consumidor no había visto en ningún momento, o en los que la empresa no tenía el coche contratado y proporcionó uno de una gama superior, cobrando la diferencia de precio.

Otras quejas habituales incluyen ofertas inexistentes o agotadas por parte de turoperadores, que se utilizan como gancho para que el consumidor contrate otros servicios. También ha habido quejas por mensajes engañosos que llevan al consumidor a contratar un seguro adicional después de hacer la reserva.

Por último, también han recibido quejas por la mala calidad de los alimentos en restaurantes, retrasos en el servicio y situaciones en las que el precio prometido no incluía los costos adicionales de la terraza.