24h Navarra.

24h Navarra.

La crecida de ríos en Navarra no causará grandes daños a áreas urbanas, aunque existe riesgo de corte en la carretera N-113 por el Ebro.

La crecida de ríos en Navarra no causará grandes daños a áreas urbanas, aunque existe riesgo de corte en la carretera N-113 por el Ebro.

En Pamplona, el 28 de febrero, la portavoz del Gobierno de Navarra y consejera de Interior, Función Pública y Justicia, Amparo López, ha declarado que no se esperan grandes impactos en áreas urbanas debido a las crecidas de los ríos en el sur de Navarra, tras las intensas lluvias que afectaron al norte el día anterior.

La previsión actual es que las precipitaciones sean escasas, después de haber anticipado una cantidad considerable de lluvias. Ante esta situación, se activó un órgano de coordinación de emergencia y se declaró la preemergencia para estar preparados, según explicó López.

En una rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno, López resaltó la intensa coordinación llevada a cabo con las fuerzas policiales, las autoridades locales, AEMET y las confederaciones hidrográficas del Ebro y del Cantábrico, como medida fundamental ante la previsión de fuertes precipitaciones.

El Gobierno de Navarra ha activado la fase 1 del plan de inundaciones y en el ámbito local se han implementado planes en diversos niveles, los cuales se irán desactivando a medida que la situación se normalice a lo largo del día, según López.

A pesar de no esperar grandes impactos en áreas urbanas, López mencionó que se produjo afectaciones en Villava el martes y que en Castejón se ha generado una mota cerca de la carretera Nacional 113, lo que podría llevar al corte de la vía cuando la punta del Ebro alcance la zona.

En cuanto al caudal del río Ebro, se espera un aumento significativo a medida que los afluentes lleguen al río, alcanzando su punto máximo hacia el sur de la comunidad. En Tudela se prevé que el río alcance más de 2.000 metros cúbicos por segundo alrededor de las dos y media de la madrugada.

El río Arga registró su pico máximo en Funes a las 9:30 horas, superando los 2.000 metros cúbicos, límite establecido para posibles afectaciones urbanas. Por su parte, el río Ega ya ha pasado su punto máximo y está en descenso, sin causar problemas en áreas urbanas.

Por último, se informó que en Olazagutía se han derrumbado pilotes de hormigón, afectando al tráfico del pueblo y requiriendo desvíos. El departamento de Obras Públicas está trabajando en la situación para restablecer la normalidad lo antes posible.