La sostenibilidad de la tecnología fotovoltaica se analiza en un estudio de la UPNA frente a la escasez de minerales.

La sostenibilidad de la tecnología fotovoltaica se analiza en un estudio de la UPNA frente a la escasez de minerales.

Un investigador de la Universidad Pública de Navarra ha advertido sobre los riesgos asociados a la escasez de minerales necesarios para la fabricación de módulos fotovoltaicos, utilizados para generar electricidad solar renovable. Antonio Urbina Yeregui, del Instituto de Materiales Avanzados y Matemáticas (INAMAT2), sostiene que si bien la tecnología basada en silicio cristalino es menos incierta, existen desafíos en cuanto a los procesos de reciclado de estos módulos.

La investigación de Urbina Yeregui, catedrático del Departamento de Ciencias, ha sido destacada en la revista international 'Progress in Photovoltaics: Research and Applications', que incluye una ilustración del diseñador navarro Miguel Bravo Lamberto.

En su estudio, titulado 'Sostenibilidad de las tecnologías fotovoltaicas en escenarios futuros de cero emisiones netas', Urbina presenta los resultados de su investigación sobre los impactos ambientales y de salud humana de las distintas tecnologías fotovoltaicas. Según la Universidad Pública de Navarra, el artículo resalta la necesidad de evaluar detalladamente los impactos de la fabricación e instalación masiva de módulos solares, comparándolos con los de los combustibles fósiles.

"En 2022, se alcanzó más de un teravatio de potencia fotovoltaica instalada a nivel mundial, lo que equivale a millones de módulos solares instalados anualmente", afirma Urbina. El investigador destaca que los impactos ambientales de la electricidad generada mediante energía solar son significativamente menores que los de la electricidad fósil.

Además, la investigación identifica los riesgos para la producción futura de módulos fotovoltaicos debido a la escasez de ciertos minerales necesarios. Urbina destaca que la tecnología basada en silicio cristalino tiene pocos riesgos, aunque se está reduciendo el uso de plata en los contactos gracias a la sustitución por aleaciones de estaño o cobre. Por otro lado, las tecnologías basadas en teluro de cadmio (CdTe) o calcopiritas (CIGS) enfrentan problemas debido a la baja producción de indio, galio o telurio.

"Sin embargo, el mayor desafío futuro para la tecnología fotovoltaica es mejorar los procesos de reciclado de los módulos solares, de modo que los materiales recuperados de los módulos al final de su vida útil puedan ser utilizados para fabricar nuevos módulos en el futuro", concluye el investigador.

Tags

Categoría

Navarra