24h Navarra.

24h Navarra.

TSJN ratifica condena por abusos a menor de 8 años.

TSJN ratifica condena por abusos a menor de 8 años.

En una noticia que no deja indiferente a nadie, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha ratificado una condena de 2 años de prisión impuesta por la Audiencia Provincial a un hombre de 67 años por abusar sexualmente de una niña de 8 años. Esta sentencia puede ser apelada ante el Tribunal Supremo, generando polémica y revuelo por la decisión tomada.

La acusación particular, representada por el padre de la menor, había solicitado que se aumentara la orden de alejamiento y prohibición de comunicación de 4 años impuesta previamente a 10 años, una petición que ha sido rechazada por la Sala de lo Civil y Penal del TSJN, argumentando la adecuación y proporcionalidad de la pena impuesta.

Los hechos tuvieron lugar el 6 de noviembre de 2020 en unas huertas en una localidad del valle de Aranguren, donde la niña se encontraba con su familia cuando fue víctima de los abusos por parte del procesado, quien le realizó tocamientos y otros actos de carácter sexual, dejando atónitos a los presentes y generando un impacto emocional en la víctima y su entorno.

Tras el incidente, la niña confesó lo sucedido a su familia, desatando un proceso judicial que culminó con la condena de 2 años de prisión y otras medidas por parte de la Audiencia de Navarra. A pesar de no haberse detectado una alteración emocional significativa en la menor, el impacto psicológico de este tipo de situaciones en la infancia es incalculable y puede dejar secuelas a largo plazo.

La pena de 2 años de prisión impuesta al acusado, así como la orden de alejamiento y prohibición de comunicación por 4 años, han sido confirmadas por el TSJN, lo que ha generado debate en diferentes ámbitos sobre la efectividad de estas medidas para proteger a las víctimas y prevenir futuros casos de abuso sexual contra menores en nuestra sociedad.

Es fundamental seguir trabajando en la prevención y protección de los niños y niñas frente a cualquier forma de violencia, garantizando un entorno seguro y respetuoso para su desarrollo integral. La lucha contra el abuso sexual infantil es una responsabilidad de toda la sociedad, y las instituciones judiciales deben asegurar que se haga justicia en cada caso, protegiendo a los más vulnerables y garantizando su bienestar.