24h Navarra.

24h Navarra.

EH Bildu logra aprobar medidas fiscales para 2024 en el Gobierno de Navarra.

EH Bildu logra aprobar medidas fiscales para 2024 en el Gobierno de Navarra.

El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado este jueves la reforma fiscal enviada por el Gobierno foral al Legislativo para el año 2024. El texto ha contado con el apoyo de PSN, Geroa Bai y Contigo-Zurekin, mientras que EH Bildu se ha abstenido, facilitando su aprobación.

Por su parte, UPN, que inicialmente había barajado también facilitar su aprobación, finalmente ha votado en contra, después de la moción de censura acordada entre EH Bildu y PSN en el Ayuntamiento de Pamplona. PPN y Vox también han votado en contra.

El proyecto aprobado recoge una deflactación de la tarifa del IRPF del 3% con efecto retroactivo en 2023 y una deflactación del 4% para 2024. También dentro del IRPF, el proyecto de ley contempla dos nuevos aumentos de los mínimos personales y familiares, del 6% en total, para paliar la coyuntura inflacionista. Se aplicarán sendos incrementos del 3% tanto con efectos al impuesto de 2023 como al de 2024.

El coste para la Hacienda Foral de una y otra medida, deflactaciones y aumento de los mínimos personales y familiares, se estima en unos 50 millones.

Además, con el ánimo de mejorar la tributación de las rentas inferiores a 30.000 euros -incluidas las exentas-, se eleva de 100 a 150 euros la deducción especial por mínimo personal en el IRPF.

En el mismo capítulo, pero en sentido contrario, se reduce del 100% al 75% la deducción por el pago de las cuotas a la Seguridad Social por las personas empleadas en el hogar, al entender que, superados los efectos de la pandemia, se hace preciso "corregir ese descargo".

La ley contempla además medidas en el ámbito de la vivienda. Entre otros aspectos, en lo tocante a los programas Emanzipa y David, se prevé el aumento en las deducciones por arrendamiento para acceso a vivienda y emancipación. A su vez, se eleva del 60 al 70% la reducción del rendimiento neto de capital inmobiliario por arrendamiento de viviendas a través de Nasuvinsa.

En la defensa del proyecto de ley, el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno foral, José Luis Arasti, ha destacado que la deflactación del IRPF es "una nueva apuesta por aliviar siempre con un criterio de justicia a todas las familias que están notando los efectos adversos de la inflación".

Arasti ha señalado que los grupos parlamentarios deberán "explicar su postura y también por qué han cambiado esa postura, pero lo tendrán que explicar no sólo a sus votantes sino al conjunto de la ciudadanía, porque la que hoy traemos aquí es un proyecto de ley que afecta prácticamente a toda la ciudadanía". Además, el consejero ha agradecido "el esfuerzo de los grupos políticos que van a facilitar que esta ley salga adelante".

El portavoz de UPN, Javier Esparza, ha explicado que inicialmente la formación regionalista anunció que no rechazaría la ley porque buscaba conseguir dos objetivos. Primero, "laminar el poder de EH Bildu" y segundo, realizar un "gesto de mano tendida al Gobierno de Navarra". "El primer objetivo está cumplido. El PSN ha despreciado el segundo. Por eso hemos cambiado de opinión. El proyecto de ley no es bueno para la sociedad navarra, es menos malo de lo habitual y hacíamos un esfuerzo enorme que no merecen", ha indicado.

Esparza ha afirmado que "en el PSN están empeñados en fortalecer a los terroristas de EH Bildu, terroristas porque en las filas de EH Bildu hay terroristas, porque los dirige un terrorista condenado como Arnaldo Otegi". "Se está construyendo una especie de gueto entre PSN y EH Bildu. Si pudieran meternos a todos en un gueto, lo harían. El PSN ha dinamitado todos los puentes con UPN, lo ha hecho a conciencia", ha lamentado, para afirmar que "esto es un antes y un después en la política navarra". "Si querían romper, desde luego han roto", ha dicho. Además, ha afirmado los socialistas "hoy van de la mano con los que señalaban, ponían dianas con nombres y luego esas personas eran asesinadas".

La parlamentaria del PSN Ainhoa Unzu ha reprochado a la derecha que, "aparte del no por el no, solamente están trasladando crispación que es lo único que son capaces de ofrecer a Navarra cuando se carece de proyecto y de estrategia y cuando los dirigentes políticos de las derechas ya no saben dónde ir". "Es muy triste ver cómo en esta Cámara ya solamente les queda el insulto y la crispación para llenar su vacío", ha señalado.

Unzu ha destacado que las medidas fiscales contenidas en el proyecto de ley "ayudan al conjunto de la sociedad navarra y están centradas exclusivamente en las personas y en mejorar su presión fiscal ante la subida de precios". "No hay ningún argumento serio para rechazar el apoyo que debería suscitar", ha lamentado.

El parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha afirmado que no iba a "perder el tiempo en responder a los insultos, calumnias e injurias de Javier Esparza, a todo lo que ha vertido contra EH Bildu, porque además sabe que es falso, es pura propaganda". "No nos va a sacar de nuestra estrategia. Siga en su mundo. A EH Bildu le viene bien que siga Javier Esparza, porque lleva tres legislaturas, no ha conseguido ser presidente del Gobierno, va a seguir en la irrelevancia política. Ya ha visto los resultados", ha indicado.

Respecto a la reforma fiscal, ha señalado que "va en la buena dirección", pero ha considerado que "queda mucho camino por recorrer para alcanzar los niveles de presión fiscal europeos" y ha reconocido que "en los últimos cuatro años se ha avanzado muy poco para dar cumplimiento a los objetivos que EH Bildu persigue en el ámbito tributario, justicia tributaria, redistribución real de la riqueza, reforzamiento del músculo económico inversor y garantizar los servicios públicos de calidad".

El parlamentario de Geroa Bai Mikel Asiain ha señalado que la deflactación recogida en la reforma fiscal "no es la que más nos gusta, porque habríamos apostado por una deflactación progresiva, que hubiera incidido de una manera más importante en las rentas bajas, pero consideramos que es una medida apropiada e imprescindible dada la coyuntura económica que estamos viviendo". Ha explicado que, aunque él mismo reconoció que en el recorrido de este proyecto de ley UPN había "moderado su actitud, incluso su tono, mucho más comedido que en ocasiones anteriores", finalmente "ha dado un giro de 180 grados". "Hace solo una semana la ley era meridianamente buena para abstener, ¿hoy es rematadamente mala como para votar en contra?", ha planteado.

La parlamentaria del PPN Irene Royo ha afirmado que "Nav