La Policía Nacional salva a un perro en un incendio en Burlada.

La Policía Nacional salva a un perro en un incendio en Burlada.

Un agente tuvo que practicarle maniobras de reanimación

PAMPLONA, 21 Jul.

Agentes de la Policía Nacional salvaron a un perro que se había visto atrapado por un incendio en un edificio de la localidad de Burlada el pasado 15 de julio.

Agentes del Grupo de Atención al Ciudadano de Policía Nacional acudieron al incendio y al llegar al lugar observaron cómo ya eran muchas las personas que habían salido del inmueble.

Para comprobar que no quedara nadie y para ayudar a quien pudiera estar intentando escapar del incendio, los policías entraron en el edificio. Una vez dentro pudieron ver cómo una gran llamarada salía de un piso de la primera planta hacía el patio interior del edificio. Profirieron gritos en busca de alguien que pudiera estar todavía en el inmueble siniestrado. Al no recibir contestación procedieron a bajar las escaleras del inmueble cuando una persona les manifestó que dentro de su casa estaban sus dos mascotas, un perro y un gato y que no podía dejarlas morir sin más, según ha explicado la Policía Nacional en una nota.

Ante esta manifestación los policías tomaron la decisión de derribar la puerta del piso. Justo en la entrada había dos bombonas de butano que retiraron de la zona más cercana al fuego y, a pesar del humo que había en todas las estancias, localizaron al perro.

Puesto que la situación iba empeorando, los agentes policiales decidieron salir a la carrera junto con el propietario, llevando en brazos al perro, que parecía no respirar.

Una vez fuera del edificio, uno de los miembros de la patrulla policial, que conocía técnicas de reanimación para perros, procedió a insuflarle aire haciendo una especie de tubo con sus manos, consiguiendo finalmente que el perro comenzara a respirar.

Pese a ello, el animal parecía estar en mal estado por el humo inhalado y una vez por todos los servicios de emergencia se encontraban controlado ya el incendio y teniendo la constancia de que no había personas afectadas, los agentes se desplazaron junto con el dueño del perro a un servicio veterinario.

Uno de los componentes de la patrulla policial no tuvo reparo en correr con los gastos veterinarios de la primera asistencia y del día que permaneció en dicha clínica veterinaria la mascota. El gato también consiguió salvarse del fuego.

Tags

Categoría

Navarra