24h Navarra.

24h Navarra.

La Universidad Pública de Navarra ofrece formación inclusiva para jóvenes con discapacidad intelectual

La Universidad Pública de Navarra ofrece formación inclusiva para jóvenes con discapacidad intelectual

La Universidad Pública de Navarra se ha comprometido a desarrollar un programa de formación para el empleo dirigido a jóvenes con discapacidad intelectual. Esta iniciativa se realizará en el marco de la séptima convocatoria de ayudas de Fundación ONCE, diseñada para el curso académico 2023-24.

Este programa, que se lleva a cabo por séptimo año consecutivo, cuenta con el apoyo financiero del Fondo Social Europeo (FSE) a través del Programa Operativo de Empleo Juvenil (POEJ) y está dirigido a todas las universidades españolas y centros adscritos.

Además de la Universidad Pública de Navarra, participarán en este programa las siguientes universidades: Almería, Granada, Jaén, Córdoba, Málaga, Sevilla, Huelva y Pablo de Olavide en Andalucía; Alcalá de Henares, Camilo José Cela, CEU San Pablo, Complutense, Politécnica, Francisco de Vitoria y Rey Juan Carlos en la Comunidad de Madrid; Barcelona, Pompeu Fabra y Ramón Llull en Cataluña; Burgos, Salamanca y Valladolid en Castilla y León; Miguel Hernández y Jaume I en la Comunidad Valenciana; A Coruña y Vigo en Galicia, y Castilla-La Mancha (Albacete), Murcia, Universidad Católica de Murcia, Extremadura y Cantabria.

Estas 31 universidades seleccionadas deberán ofrecer cursos que ayuden a mejorar la autonomía, conocimientos humanísticos y preparación laboral de los estudiantes. También deben dotarles de habilidades necesarias para aumentar sus posibilidades de encontrar un trabajo en la modalidad de empleo con apoyo. La Fundación ONCE destaca la importancia de proporcionar a estos jóvenes experiencias inclusivas y de normalización dentro de la comunidad universitaria, así como una formación integral y personalizada.

El objetivo principal de este programa es impulsar la inclusión social de los jóvenes con discapacidad intelectual y garantizar su acceso a la educación superior, ya que actualmente es muy limitado. Durante las seis primeras ediciones de este programa, alrededor de 2.000 jóvenes con discapacidad intelectual han tenido la oportunidad de conocer la realidad universitaria. Muchos de ellos han mejorado su perfil profesional gracias a las prácticas laborales incluidas en el programa, lo que ha permitido su posterior contratación en numerosos casos.