24h Navarra.

24h Navarra.

Las instituciones navarras conmemoran el Día Europeo de Víctimas del Terrorismo recordando el 11M con dolor profundo.

Las instituciones navarras conmemoran el Día Europeo de Víctimas del Terrorismo recordando el 11M con dolor profundo.

PAMPLONA, 11 Mar.

La presidenta de Navarra, María Chivite, ha presidido este lunes el acto de conmemoración organizado por el Gobierno foral con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, en el que también han participado, entre otros, el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, la delegada del Gobierno en Navarra, Alicia Echeverría, y el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron.

En la concentración, realizada junto al Monumento a las Víctimas del Terrorismo en la Plaza de la Constitución, también han participado consejeros del Ejecutivo foral, parlamentarios del PSN, Geroa Bai y Contigo-Zurekin, y concejales del grupo municipal de EH Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona. Al acto no han asistido representantes de UPN, PPN y Vox, quienes sí habían participado previamente en la concentración convocada por la Asociación Navarra de Víctimas del Terrorismo de ETA y la Fundación Tomás Caballero.

Tras mantener un minuto de silencio, la presidenta Chivite ha dado lectura a la declaración institucional aprobada por el Ejecutivo foral, y la vicepresidenta tercera y consejera de Vivienda, Juventud y Políticas Migratorias, Begoña Alfaro, ha hecho lo propio en euskera, antes de finalizar el acto con una ofrenda floral en recuerdo a las víctimas del terrorismo.

"Durante este año 2024 recordamos de forma especial y con profundo dolor que justamente en un día como hoy, 11 de marzo de hace 20 años, se produjeron una serie de terribles atentados terroristas contra varios trenes de las red de cercanías de Madrid con el trágico resultado de 192 personas asesinadas y casi 2.000 heridas de distinta gravedad", ha señalado Chivite, en referencia al atentado yihadista del 11M.

En la declaración institucional aprobada se pone de manifiesto que "la violencia terrorista, practicada durante décadas por ETA y otras organizaciones terroristas como el GAL, las vinculadas a la extrema derecha, la extrema izquierda y al yihadismo, además de ser injusta e ilegítima supone una violación máxima de los derechos humanos, constituyendo una grave amenaza a la democracia, y merece el rechazo unánime del conjunto de nuestra comunidad, tal y como así lo declara el Plan Estratégico de Convivencia de Navarra".

En un segundo punto, se declara "el compromiso del Gobierno de Navarra con el rechazo y la condena rotunda del terrorismo y de la utilización de la violencia en defensa de cualquier idea o proyecto, así como su apuesta inequívoca por la defensa del derecho de todas las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición".

"La Comunidad foral de Navarra ha sufrido durante muchos años y de manera especialmente intensa el terrorismo de ETA. Valorando los pasos positivos que se vienen produciendo para el reconocimiento de esa realidad, hoy todavía es absolutamente necesario que aquellos que ejercieron la violencia o que pudieron darle cobertura social y política se unan a la inmensa mayoría de la sociedad que les interpela para que hagan pública una reflexión ética integral", recoge la declaración leída por Chivite.

En un tercer apartado, se señala que "el terrorismo es algo terriblemente injusto y antidemocrático por el dolor y el sufrimiento que genera y porque sitúa un objetivo o idea por encima de la dignidad humana y de los derechos de las personas". Por ello, "frente al terrorismo sólo puede impulsarse una respuesta basada en la paz, la convivencia, el diálogo y el respeto que profundice en los valores democráticos".

También se apuesta por "continuar apoyando y mostrando solidaridad a todas las víctimas del terrorismo, trabajando con ellas y con las asociaciones, fundaciones y entidades públicas que las representa en hacer efectivos sus derechos", y se rechaza "cualquier acción que violente la dignidad y la memoria de las víctimas del terrorismo y sus familias".

Igualmente, se acuerda "desarrollar, frente a la cultura de la violencia, una estrategia que favorezca el diálogo, la paz, la convivencia y el respeto de los derechos humanos, profundizando en los programas de deslegitimación de la violencia, la promoción del diálogo como vía de solución a los problemas políticos y sociales y el fomento del consenso social para la condena de cualquier actividad violenta, ilegítima, pasada o presente".

Por último, se apuesta por "promover que las nuevas generaciones conozcan el horror de la práctica del terrorismo, fomentando la empatía con las víctimas, en el marco de los diferentes programas educativos puestos ya en marcha como son 'Escuelas con Memoria', 'Escuelas por la Paz y Convivencia' y 'De la mano/Eskutik', que impulsa la presencia en las aulas de víctimas, educadoras y las unidades didácticas introducidas en el currículum educativo navarro".